Nacionales

En shock, jueces y fiscales de Comodoro Py temen una “venganza” kirchnerista

Cristina Kirchner, en mayo pasado, en una audiencia por el juicio de Vialidad
Cristina Kirchner, en mayo pasado, en una audiencia por el juicio de Vialidad Fuente: Archivo

En los tribunales federales anticipan cambios en las causas de corrupción si Fernández ratifica un triunfo electoral en octubre  

Alberto Beraldi, maletín en mano, avanza por el pasillo del cuarto piso de los tribunales deComodoro Py. El abogado de Cristina Kirchnerfrena en una mesa de entradas y saca un escrito. Lo de todos los días. Pero hoy tiene una sonrisa enorme.

Conoce bien a los federales y escuchó muchas veces la profecía que dice que nunca permanecerán inertes frente a un cambio de poder.

“Ni va a tener que presentar planteos. Los jueces van a revisar todo de oficio [sin que el defensor lo pida]”, lo mira de reojo otro penalista, que tiene una recomendación para sus pares: “Ahora hay que ser abogado de las corporaciones. Van a ser los nuevos Beraldis. Van a cobrar mucho y no van a sacar a nadie”.

Más allá de las ironías, el triunfo aplastante delkirchnerismo en las primarias cambió el clima en los juzgados federales donde se tramitan las principales causas de corrupción. Ayer por la mañana el edificio estaba en shock.

Cada uno en su despacho, jueces y fiscales que empujaron casos contra Cristina Kirchner empezaban a prepararse para “la venganza”.

“Tal vez no sea un ministerio, pero la venganza va a ser una política de Estado”, dijo un funcionario con años en la Justicia Federal que en los últimos años se convirtió en enemigo de los Kirchner. Él integra el grupo de los “sin vuelta atrás”, una nueva categoría en Comodoro Py, donde la capacidad de reciclarse fue considerada siempre una virtud clave para la supervivencia.Ads by 

“En breve vas a ver cómo cambia el sentido de muchas resoluciones”, presagió. “En breve” es, según él, sin esperar siquiera el resultado de las elecciones generales de octubre.

“Estamos de luto”, dice bajito la secretaria de un juez, y sonríe. Es el despacho de otro “sin vuelta atrás”. En ese grupo responsabilizan a Mauricio Macri de la resurrección política del kirchnerismo.

Fiscales que celebraron la salida de Alejandra Gils Carbó le recriminan además a Macri haber llegado a lo que parece ser el final de su gobierno sin haber nombrado un procurador. Temen que el reemplazo definitivo de la mujer que tanto enfrentaron sea “igual o peor”.

Un fiscal muy criticado por el kirchnerismo advierte, sin embargo, que la falta de procurador puede tener un costado positivo para aquellos a quienes un eventual nuevo gobierno podría querer echar. “Hasta que propongan procurador, pase el Senado, se abra un sumario y se haga un jury va a pasar mucho tiempo”.

Corrupción y crisis

“Se confirmó lo que sabíamos: a la gente no le importa la corrupción cuando le duele el bolsillo”, dijo un juez que envió a juicio a funcionarios kirchneristas acusados de haberse quedado con dinero público.

¿Qué pasará ahora con esas causas? Los jueces de primera instancia elevaron ya buena parte de las investigaciones que tenían contra los Kirchner y su entorno. Entre lo que sigue en instrucción la más emblemática es la de los cuadernos, pero su elevación es inminente. Por eso, la mirada está puesta en los tribunales orales, cuyos jueces han tenido, en general, menos exposición. Hay menos “sin vuelta atrás”.

Alberto Fernández conoce a muchos de los funcionarios de Comodoro Py. Es penalista y, como varios federales, profesor de la UBA. Con Julián Ercolini, que mandó a juicio a Cristina Kirchner en el caso de la obra pública, integró la cátedra de Esteban Righi. Durante la campaña, Fernández lo señaló como uno de los jueces cuyos fallos deberán ser revisados. “Ercolini fue alumno mío, pero no entiendo cómo desvió su conocimiento para firmar estas cosas”, dijo. También criticó a Claudio Bonadio, y a los camaristas Martín Irurzun, Gustavo Hornos y Carlos Gemignani. En una entrevista con María O’Donnell y Ernesto Tenembaum, dijo: “Van a tener que explicar las barrabasadas que escribieron para cumplir con el poder de turno”.

Su condición de profesor de Derecho es considerada por algunos funcionarios de Comodoro Py -que por supuesto no son los apuntados por él- un dato positivo. “Conoce la Justicia y es un moderado”, dijo uno. “El poder no es suyo -afirmó otro-. Los que van a venir por la venganza son Cristina y La Cámpora. Pero no nos adelantemos… no pasó ni un día de las PASO”.

Con ánimo de sí adelantarse, en varios despachos sacaban cuentas: cuántos años le faltan a uno para jubilarse, qué podría pasar con el Consejo de la Magistratura, cuánto tiempo le llevaría a Fernández designar un nuevo procurador.

Fuente: La Nación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *